Sagrario del Peral y videos

Loading...

cabaret de letras dispersas III

Loading...

jueves, 14 de abril de 2011

Si el corazón se sienta enfrente de un teclado habla y no calla...

HACE UN AÑO PRESENTANDO MÚSICA Y PALABRAS EN EL YA MITICO DIABLOS AZULES. (SAGRARIO DEL PERAL MICRO ROJO EN MANO)

Yo sé de corazones verborreicos que sangran heridas desde sus pequeñas bocas, ocultas tras el velo del camuflaje.


Ante una sonrisa sincera se desarman, bajan ese gatillo que se protege en su madriguera para que no nos hagan más daño, porque las pieles y los caparazones para protegernos son realmente muy necesarios en un mundo a la gresca, variopinto y deshumanizado.


El instinto, la intuición se pierden y la mecanización la vileza ganan terreno, casi sin darnos cuenta. Las pasiones muchas veces acaban en el cementerio de la auto-destrucción o la destrucción ajena.


Odios, rencores, envidias. Caminos de mentes estrechas que malgastan la energía en podredumbre y desperdicio humano.


Si cambiamos lo pernicioso por un trueque de cariño y pequeñas cosas que nos hacen más grandes, nuestro mundo y nosotros saldremos ganando.


Ay ay, reflexiones en tecla y con voz alta , mil besos rojos que vuelan hasta ti.

9 comentarios:

Pedro Aros Castro dijo...

Es necesario terminar con las comparaciones odiosas y aceptarnos y aceptar a los demás, sabio texto Sagrario, un placer
saludos

Pedro Aros Castro dijo...

Para seguir comentarios, saludos

Rosie M. dijo...

Comparto totalmente. Me gusta mucho lo que se expresa aquí.

Lunska Nicori:BegoñaGTreviño dijo...

Yo procuro tener de arma una sonrisa: y de escudo un abrazo.
Sí, yo prefiero hacer el trueque...

Besos de limón dulce.

Nines dijo...

Magnifica descripción, me ha gustado mucho como expresas nuestros más profundos dramas, al final, soledades sin retorno...

Sagrario dijo...

Saludines Pedro un gusto leerte por aquí también.

Sagrario dijo...

Rosi me alegra, somos muchos los que preferimos una sonrisa sincera y un corazón abierto a otras opciones mucho más degradantes y pobres para nosotros mismos.

Sagrario dijo...

Ay Nines, al final solos, pero con la opción de enriquecer en el camino nuestro aventura por la vida.

Sagrario dijo...

Las mejores armas Begoña, las que nos abrazan y no nos hieren.